LA NARIZ ELECTRÓNICA, UNA NOVEDOSA HERRAMIENTA

En un mundo en el que, cada vez más, se mide todo lo que afecta a nuestra salud, ¿Imaginas poder conocer las propiedades exactas del alimento que tienes en tus manos? ¿Conoces los componentes de lo que comes, bebes o compras en el súper? ¿Alguna vez te has preguntado qué es lo que lleva exactamente la hamburguesa que te acabas de pedir?

Hasta ahora había que fiarse de la información que brinda la etiqueta de un producto para conocer sus componentes o ingredientes. La normativa es bastante estricta en este sentido, sobre todo en el ámbito alimentario, tras la aprobación de una nueva ley a finales del año pasado que pretende evitar prácticas engañosas, para que el consumidor pueda elegir el mejor producto con la mayor información posible.

Los sistemas de olfato electrónico, más comúnmente conocidos en la industria agroalimentaria como narices electrónicas, son considerados hoy en día como una técnica de análisis de gran aplicabilidad y una practica no destructiva diseñada para determinar, reconocer e identificar niveles muy bajos de sustancias químicas volátiles. Un arreglo de sensores electroquímicos crea una huella única digital del alimento, haciendo posible el control de calidad, el desarrollo de productos, la caracterización, clasificación y diferenciación por origen y por estado de madurez, la evaluación de su tiempo de vida útil y también como herramienta de control para identificar problemas que amenazan la comercialización, como la falsificación y la adulteración. Según un estudio de la Universidad de Antioquia, en Colombia, se hizo una revisión bibliográfica de los últimos diez años sobre el principio básico de funcionamiento de una nariz electrónica, los componentes utilizados para su operación, entre ellos el sistema de sensores y el sistema de procesamiento de la información obtenida utilizando técnicas de estadística multi variada y de inteligencia artificial. Los datos recogidos con la nariz electrónica son objetivos, reproducibles, confiables y obtenidos en tiempo real. Los sensores identifican compuestos volátiles por grupos funcionales y mediante las técnicas de análisis estadístico multi variado garantizan su utilidad en diferentes aplicaciones industriales y ahora doméstica.

Aplicaciones en alimentos

Los sistemas de nariz electrónica se diseñaron para ser usados con numerosos productos y aplicaciones, como alimentos, empaquetados, cosméticos, control de calidad de materias primas y productos elaborados; monitoreo de procesos, frescura y madurez, investigaciones de estimación del tiempo de vida útil, valoraciones de autenticidad de productos, clasificación de esencias y perfumes, detección de microorganismos patógenos y estudios medioambientales. Los análisis de rutina en control de calidad de alimentos constituyen una de las aplicaciones mas prometedoras de la nariz electrónica.

la tecnología puede ahorrarnos tiempo de lectura, infructífera en muchas ocasiones. Y es que la startup israelí ha puesto a la venta un dispositivo de bolsillo que analiza al instante la composición de alimentos, bebidas, medicamentos y otras sustancias o materiales. Se trata de un pequeño escáner que examina el objeto en cuestión y envía información sobre su composición química al teléfono del usuario, donde a través de una aplicación se presentan los resultados.

El dispositivo es más pequeño que un mando a distancia y es capaz de realizar un análisis al objeto o sustancia al que lo acerquemos sin ni siquiera tocarlo. Los resultados nos llegarán en tiempo real a nuestro móvil gracias a una aplicación especial, la cual nos mostrará la composición química de aquello que hayamos analizado.

La operación completa no toma más de diez segundos: dos para apuntar, otros dos para escanear, uno para el análisis y el resto para transmitir el espectro y devolver los resultados, lo que puede variar en función de la conexión de datos del Smartphone.

¿Y cómo funciona este tipo de tecnología? Podríamos decir que el dispositivo lanzará un rayo de luz sobre el objeto al que estemos apuntando, y que ante esta luz cada molécula emitirá una firma óptica específica. De esta manera, el espectrómetro podrá reconocerlas y utilizarlas para detectar tanto la composición como propiedades químicas como la humedad, la grasa o el azúcar.

Con este dispositivo y su aplicación seremos capaces de conocer las propiedades de nuestra ropa, cosméticos, joyas, plantas y minerales. La lista irá en aumento, ya que la idea es que la base de datos de la empresa vaya aumentando de manera colaborativa nutriéndose de los análisis que vayan haciendo los propios usuarios. Es un dispositivo de aprendizaje. Con cada exploración, aprende más sobre el mundo que nos rodea, para que todos podamos ser más inteligentes.

Este dispositivo ha permitido poner esta tecnología de gran alcance al servicio de todos ya que, aunque se conoce desde hace décadas, hasta ahora sólo se había utilizado en fábricas o laboratorios. En este caso, para reducir drásticamente el coste y el tamaño de los sistemas de espectroscopia convencionales, los investigadores trabajaron durante tres años para adaptar tecnologías desarrolladas para cámaras de teléfonos y dispositivos de comunicación óptica.

Así, examinando por ejemplo la cantidad de azúcar de un tomate en la sección de Verduras de un supermercado, el sistema puede determinar si está más o menos maduro. Sin embargo, todavía tiene problemas con platos preparados como la lasaña por su variedad de ingredientes, al mezclar los componentes de las capas de pasta, salsa, carne o verduras.

Por eso los creadores tampoco recomiendan su uso para detectar alérgenos, ya que no puede garantizar la ausencia de moléculas específicas en una porción concreta. El aparato ofrece información de los principales componentes del alimento (es decir, con la concentración típica de 1% o más), mientras que algunos alérgenos pueden ser peligrosos incluso en concentraciones más bajas.

Una idea con futuro

Los responsables de la Startup quieren que la comercialización del dispositivo sea sólo el primero de muchos pasos destinados a poner al alcance de todos este tipo de tecnología de análisis. De hecho, aunque guardan sus prototipos bajo llave ya están trabajando en poder integrar su tecnología en los propios smartphones para que sea aun mas accesible.

Fueron tres años de investigación y esfuerzo de muchos talentosos ingenieros y científicos para crear el dispositivo de bolsillo. La base física para este método de análisis de material se basa en que cada tipo de molécula vibra de una propia manera, y estas vibraciones interactúan con la luz para crear una firma óptica única. Para entregar información relevante en tiempo real, el dispositivo comunica el espectro de la muestra a un smartphone de forma inalámbrica, que a su vez lo envía a un servicio basado en la nube para su revisión. Los algoritmos avanzados utilizan una base de datos en constante actualización para analizar el espectro en cuestión de milisegundos y entregar información sobre la muestra analizada de nuevo al smartphone del usuario en tiempo real. Es compatible con iPhone y Android.

Bastará por tanto una conexión Bluetooth para conectarlo al móvil, aunque que para que la aplicación funcione sí es necesaria la conexión a Internet. Según Scio puede realizar en torno a 300 exploraciones sin necesidad de recarga, lo que equivale a alrededor de una semana del uso estándar esperado. La recarga es fácil, basta con conectarlo al cargador micro-USB que acompaña al dispositivo.

En el siguiente vídeo podéis ver cómo funciona, basta con pulsar un botón para obtener en pocos segundos los datos. En este caso podemos ver que se realiza un análisis de una manzana de una frutería y en pocos segundos se recibe la información sobre las calorías y el contenido en azúcares. Estos datos además pueden ser compartidos a través de las redes sociales o por correo electrónico con familiares y amigos. Con este sensor podremos saber si una sandía está en su estado óptimo de maduración y si está dulce, se asegura que es capaz de ofrecer información sobre prácticamente todos los materiales en los que se aplica el análisis. En el vídeo también nos explican cómo funciona y cómo realiza los análisis. De esta forma se abre un nuevo modelo de consumo, en el que el usuario puede recibir información instantánea acerca de las cosas con las que interactúa y consume cada día.

Y aquí van algunas de las aplicaciones prácticas de este mini espectrómetro:   Elegir la fruta con mayor cantidad de nutrientes y más dulce de la tienda, averiguar la concentración de cacao real de una tableta de chocolate junto con sus calorías, comprobar la grasa que contiene un queso y en definitiva conocer los valores nutricionales de lo todo lo que comemos. A su vez dirigiendo el sensor a tu propio cuerpo puedes saber tu composición y ver si tus hábitos contribuyen a reducir tu porcentaje de grasa.

Una herramienta muy útil en la compra y una fuente de información valiosa en el ámbito de alergias y dietas saludables.

La creciente conciencia sobre el término «saludable» mueve a la tecnología a dar soluciones para la imparable necesidad de información de los consumidores y las empresas. Esta puede ser una herramienta muy útil para ayudar a mejorar la calidad de la oferta.

Nuestra esperanza es que este nuevo «gadget» con el tiempo permita herramientas fiables a los consumidores para que sea muy difícil para las grandes corporaciones engañarnos con sus etiquetas, ya que el sensor puede que algún día pueda detectar sustancias químicas que son perjudiciales para salud, incluidas en cosas tan sencillas como los champús, que de todos es sabido que la mayoría de ellos están compuestos por productos catalogados como cancerígenos.

Summary
La Naríz electrónica, una Novedosa Herramienta
Article Name
La Naríz electrónica, una Novedosa Herramienta
Description
Hasta ahora había que fiarse de la información que brinda la etiqueta de un producto para conocer sus componentes o ingredientes. La normativa es bastante estricta en este sentido, sobre todo en el ámbito alimentario, tras la aprobación de una nueva ley a finales del año pasado que pretende evitar prácticas engañosas, para que el consumidor pueda elegir el mejor producto con la mayor información posible.
Author
Publisher Name
Full Spain
Publisher Logo
Toya de la Guardia
contacto@fullspain.com
No Comments

Post A Comment

Pin It on Pinterest

Share This
error: Content is protected !!